Acerca del sentido común y la naturaleza

Seguramente por la expresión en sí misma “sentido común” se llega a pensar que es algo abundante y casi indispensable para considerarse humano.  Pero es igual de abundante escuchar que el “sentido común” suele ser el menos común de los sentidos y esto tiene una explicación.

Para empezar, agreguémos a la expresión una palabra que le da más significado:  “sentido del común”.  Así, la expresión nos habla de cierta capacidad para notar, en todo aquello que hacemos, las implicaciones que para otros puedan tener nuestros actos.  Por ello es el menos común de los sentidos porque la tendencia general, es la de pensar sólo en aquello que nos conviene o no, de lo que vamos a hacer.  Por esa misma falta de sentido común, no nos detenemos a pensar lo que sucede con las basuras, los jabones y disolventes que día a día usamos.

Mancha de basura del pacífico
Mancha de basura del Pacífico

El sentido común, el sentido de que no estamos solos en el planeta, el sentido de que no somos los más importante, el sentido de que somos parte de un todo, el sentido de que en muchos de nuestros placeres, se encuentra la destrucción de otras cosas.

Más que una invitación a cambiar, es una invitación a reflexionar,  los cambios se producen espontáneamente cuando se reflexiona con profundidad.  La crema dental, puede ser reemplazada muy efectivamente por unas gotas de limón.  El alcohol, aplicado con un spray, suele reemplazar y superar cualquier desodorante.   Tener una bolsa de tela para traer en ella el mercado, evita bastante basura.

Ahora, realmente el sentido del común no se adquiere pensando sino, como la expresión lo indica, sintiendo.  El pensamiento nos llena de justificaciones para hacer o no hacer muchas cosas, pero en lo profundo de nuestro ser, ese yo interior que todo lo sabe y todo lo ve, nos habla con fuerza cuando estamos destruyendo la armonía de otros.  Cierra lo ojos, respira profundo y siente la tierra, siente su poder y notarás, no por estás palabras, ni por los comerciales ni documentales, que la tierra nos llama para que tengamos sentido común, el sentido de que nuestros actos se conectan con la vida de todos los demás.

Pulmón
Bronquios y bronquiolos formando un pulmón.

 

árbol
Troncos y ramas formando un árbol

 

 

 

 

El sentido común, no es tampoco una facultad restringida sólo para mentes y corazones selectos que tengan la capacidad y el tiempo de pensar en otros.  Todo tiene un comienzo y nuestra visión es la de un cambio en nuestra forma de ver la naturaleza pero partiendo por nosotros mismos y de ahí llevarlo hacia los más cercanos.  Sentido común también es no hacer ruido mientras otros descansan, del mismo modo es no descansar en medio de otros que trabajan.  Sentido común es agradecer los favores y pedir con amabilidad aquello que dependa de otros.  Sentido común es no ensuciar lo que otros limpian ni destruir lo que otros construyen.  Sentido común es reponer lo que se gasta y pedir disculpas cuando se ofende.  Así pues, el sentido común es aplicable y practicable dentro de la casa y dentro del planeta.  Agradecer, reponer, sembrar, son actos a realizar con nuestros con nuestros padres, hermanos, amigos, compañeros de trabajo, ciudades, países, planeta.

Comienza entonces por sentir el común, y la vida, mágicamente, se tornará armoniosa a tu alrededor.

Iván Agudelo Cardona.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s