Nuestra graduación como seres humanos

Nuestra forma de vivir existe hace relativamente poco tiempo.  Hasta hace diez años nadie tenía teléfonos celulares y el mundo funcionaba igual o mejor que ahora.  Había menos vitaminas adicionadas en los alimentos y la gente parecía ser más saludable.  Internet abrió las puertas del mundo pero alejo a los seres humanos de sí mismos y los proyectó en un medio aún más lejano y frágil.    Es así como vivimos gracias al resultado de nuestra educación.

Y cómo funciona la educación?

Como un juego de monopolio en el cual se gana más dinero mientras más crédito se tenga.  Ese esquema competitivo ha convertido el hecho de titularse en una medida de sobrevivencia de la cual se depende para participar en la selección natural de la sociedad de consumo.    El resultado es medir la realización según la titulación.  Pero el panorama actual de una sociedad titulada, acreditada y muy competente es también el panorama de una sociedad egosita, inconsciente de si misma y del entorno, una sociedad stressada, enferma y ávida de espiritualidad.       Y es porque en el esquema educativo, nunca nos dijeron que tener título y dinero no sería  suficiente para ser felices.

Pero, es necesario tener un título de Ser Humano?  Todos somos seres humanos por derecho y deber propio.  Para amar a nuestras familias, a nuestras parejas, a nuestros hijos, para sonreír, para respirar, para mirar las estrellas o dar un paseo por un jardín, no es necesario tener título ni licencia. Ser amable, hacer ejercicio, leer un libro u oler una flor, no son cosas que requieran academia pero pueden mejorar la vida mucho más que un celular con cámara o una pinta de última moda.    Lo grave y al mismo tiempo lo más positivo del asunto es que nadie podrá atribuirse el derecho de titular seres humanos pues nuestra graduación como tales sólo se dará el día en que nuestras costumbres, nuestro planeta y nuestros pensamientos, muestren un panorama de paz, de evolución, de conocimiento y de armonía.

La felicidad es un instinto del ser humano.  Graduarnos como seres humanos, llegar a serlo todos,  pareciera el camino hacia la felicidad pues como verdaderos y profundos  seres humanos, no podríamos sentirnos felices sabiendo que hay otros quienes  no lo son.

Es muy fácil lograrlo.

Iván Agudelo Cardona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s