La basura como fuente de riqueza

 Por Ibán Agudelo Cardona 

Las basuras no contaminan por su naturaleza sino por su mal manejo.  Si tomamos todas las cáscaras de los frutos y verduras que consumimos y las tiramos en un rincón de la alcoba, en pocos días se convertirían en fuente de bastantes incomodidades pero la misma cantidad de basura orgánica en el jardín tiende a prestar un beneficio.  Aún mejor, si se tira al jardín pero se le hecha algo de tierra encima, ya nadie notaría su presencia excepto por la salud y frondosidad de las plantas.

Actualmente, los asentamientos humanos producen cantidades absurdas de basura que por mal manejadas se convierten en contaminación pero en las basuras se encuentra un potencial energético considerable.

A manera de propuesta y sin pretender algo más que iluminar los propósitos de alguien con la convicción y la capacidad de lograrlo, se presenta esta idea empresarial que puede resultar sumamente rentable desde el punto de vista monetario, encaja dentro del modelo de consumo actual y a la vez representa un aporte significativo al cuidado del medio ambiente y al bienestar social.  La propuesta puede asumirse por el sector privado o puede incluirse dentro de los planes de desarrollo tanto de pueblos pequeños como de grandes ciudades.

La basura, teniendo en cuenta su increíble abundancia e inevitable generación puede comenzar a entenderse como un recurso y fuente de materia prima para muchos procesos.   En la basura que se produce actualmente hay suficientes materiales para surtir variedad de industrias y suficiente materia orgánica para crear fuentes alternas de energía e insumos agropecuarios.  No parece una novedad saber que los plásticos pueden fundirse para fabricar nuevos empaques, que los metales pueden realizar algo semejante, que los papeles pueden volver a ser papel y los vidrios nuevas botellas.  Tampoco es del todo desconocido que la materia orgánica en descomposición produce metano, que los lixiviados resultantes son buenos abonos o combustibles ni que esa materia orgánica seca y procesada es rica en alimento para animales o muy apropiada para abonar cultivos.  Lo que aparentemente se ignora es que el aprovechamiento organizado de tales recursos es rentable, que la acumulación exagerada de este material es lo que realmente contamina y que hay bastantes demanda para los productos que una industria dedicada a explotar la basura puede brindar.  Aunque la propuesta genera muchas preguntas la idea es sugerir, esperando dar claridad suficiente para que el resto de las investigaciones pertinentes sean realizadas.

Cuando una industria se propone explotar un recurso natural no llega a cobrarle dinero a los trabajadores por el derecho a extraerlo, por el contrario, les paga.  Además de que les paga, la industria invierte los millones que sean necesarios para optimizar la explotación y sacar de esta forma el mejor provecho del recurso en cuestión.  La industria tampoco espera a que el recurso le llegue hasta las instalaciones, la industrialización dispone todos los medios para que el recurso llegue hasta las centrales de procesamiento y distribución.  Como el primer problema para utilizar las basuras es el hecho de que se encuentran revueltas unas con otras,  el primer paso es entonces un contrato con el proveedor del insumo, es decir, el ciudadano común.  La empresa debe diseñar y proveerle al ciudadano, los recipientes apropiados para cada tipo de basura.  En el contrato, el ciudadano se compromete a clasificar correctamente las basuras a cambio de que estas sean extraídas y los recipientes reemplazados con una periodicidad apropiada.  La empresa, sin necesidad de que se haga responsable de todas las basuras de una ciudad, puede buscar contratos celebrados libremente y con el tiempo, en la medida en que pueda procesar más basura, seguramente habrá más ciudadanos interesados en aportar.  Incluso cuando existan varias empresas dedicadas a lo mismo, es muy probable que comiencen a ofrecer retribuciones a los ciudadanos con tal de suministra basuras a una empresa en especial.  Como el tema de la clasificación estaría resuelto y cada tipo de basura debidamente empacado, la empresa recolectora repartiría los materiales a las respectivas plantas de procesamiento.  En este punto es donde se requiere un poco de cooperación.  Para que la empresa recolectora sienta rentable su trabajo, es necesario que existan por lo menos tres clases de plantas procesadoras:  Una para materia orgánica, una para plásticos y otra para papeles.  Así el tema se convierte en calcular el precio tonelada de cada tipo de material y completar de esta forma el círculo del consumo al menos en parte.

La primera objeción al tema siempre es “pero es que sale más económico hacer una bolsa nueva que una reciclada, igual con el papel o con lo orgánico”  ES VERDAD.  PERO eso sucede porque aún no se ha industrializado correctamente cada proceso.  Para producir papel, es necesario talar el árbol, aserrarlo, transportarlo, aislar la celulosa, blanquearla y otras cuantas cosas más que implican mano de obra, insumos químicos, energía eléctrica y transporte.  En el caso del papel reciclado, no hay que talar, aserrar ni transportar porque la materia prima llega a las puertas de la papelera ya con bastantes procesos adelantados.  Si no es más rentable que producir el papel desde el principio es porque seguramente no se ha optimizado correctamente.  Para distribuir gas es necesario hacer perforaciones complejísimas en lugares muy apartados, construir kilómetros de tubería, comprar tierras por donde esta pasa, mantener física y humanamente plantas de control y otras tantas cosas más por las cuales no vale la pena extenderse.  Una procesadora de metano a partir de residuos orgánicos solo requiere un tanque, un sistema de tuberías y una sistema de distribución al usuario no más complejo que el de cualquier otra empresa de gas.  En adición, quedan varios residuos también de valor comercial para la industria agropecuaria.

En fin, las posibilidades son enormes sencillamente porque en la basura hay energía y materiales para todo.  En Japón, incluso están haciendo carne para consumo humano a partir de las heces recogidas en alcantarillas http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2011/06/659-374307-9-cientificos-japoneses-crean-carne-sintetica-con-heces-humanas.shtml.  Aunque la propuesta no llega hasta esos extremos, sirve como ejemplo para no poner barreras y más bien buscar soluciones.  La clave del proyecto está en ver la basura como un recurso que como todos los demás requiere un proceso para ser aprovechado.  Comercialmente es viable por dos razones:

1. Existe una urgente necesidad de tal empresa.  Los negocios exitosos son aquellos que suplen mayores necesidades y en este caso no es solo la necesidad de combustibles, papeles, abonos y concentrados sino también la necesidad humana y planetaria de no contaminar más.

2 .  La basura contiene materia prima ya procesada e industrialmente puede ahorrarse mucha energía traducida en dinero aprovechando el valor agregado ya implícito en la basura.

Biodigestor digestor de desechos organicos simple

Este proyecto puede verse a pequeña escala:  En una mansana del barrio,  cinco personas pueden montar esta empresa para producir bioetanoles, metano, purinas y abonos.  De manera muy familiar pueden establecer un sistema de recolección y clasificación en el que la recolección gratuita y oportuna comprometa a los usuarios con la correcta clasificación de las basuras.

O puede pensarse a gran escala:  Con camiones y plantas para cada insumo,  sistemas electrónicos de control para basuras mal clasificadas y contratos con cláusulas de incumplimiento en caso de que los usuarios hagan mal su trabajo.  Puede llegar incluso a que las excreciones humanas no vallan a las alcantarillas sino que exista también un sistema de recolección y procesamiento para convertirlas en abonos.

plantabiogas
Planta biogas

Se espera pues llamar la atención y encender, con propuestas viables, algunas luces para quienes trabajan con miras al futuro.  Nuestra empresa es el arte, pero estas investigaciones y publicaciones hacen parte del compromiso con la Tierra pues no todos querrán ser artistas y la necesidad de soluciones rentables es innegable.

Se espera que surjan preguntas y nos encontramos en disposición de contestarlas.

Para complementar esta información, recomendamos los  artículos:

“Origen y destino de la basura”

  “Una economía para salvar la tierra:  La economía de recorridos   y

El poder de Uno y la cultura como fuente de riqueza

Anuncios

7 comentarios en “La basura como fuente de riqueza

  1. La Basura es contaminación, ya que es el mal uso que se le da a los desechos.

    Que buena enseñanza dejas Iván, es hora de comenzar a buscar alternativas para el manejo de los desechos que a diario generamos devolviéndolos a su uso original.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario Aleja. Sabes que nuestra campaña es ante todo la conservación y aunque no podamos apersonarnos de este proyecto, estamos dispuestos a brindar todo el apoyo a quienes decidan enfrentar el problema.

      Me gusta

  2. Buena noches señores mi preguntas es como O cuál es la cantidad de presupuestos para crear una planta para seleccionar la basura y a quien la puedo vender . Mucha gracias soy de Panamá

    Me gusta

    1. Hola Jaime, muchas gracias por participar y preguntar. Cabrían muchos estudios al rededor de la pregunta porque es posible empezar con el modelo desde inversiones muy pequeñas hasta grandes procesadoras de materia desechada. Así mismo es posible establecer diferentes modelos de negocio según las necesidades y características del lugar donde se implemente. Pero nos gusta la idea de procesos celulares. Es decir, establecer pequeñas plantas por sectores. Por decir algo, se puede arrendar una casa o un lote (aquí ya se puede tantear un presupuesto) ya allí definir espacios para tipo de desecho. Cómo es importante reducir el gasto por combustibles, la idea de plantas celulares busca solucionar el manejo de desperdicios por barrios, condominios o urbanizaciones. De manera que los compradores sean los mismos habitantes del lugar y a la vez los primeros en disfrutar de los subproductos. En este momento se fabrican hasta casas con materiales reciclables y la implementación de huertas caseras o balcones verdes es cada vez más apetecida, de manera que la fabricación de productos para la venta directa que busquen suplir necesidades de la misma comunidad es la medida más eficiente. Algunas cosas será necesario “exportarlas” a otras industrias pero es un impacto muy positivo para la naturaleza hacer que los desechos circulen y vuelvan a hacer parte de las cosas útiles. Teniendo en cuenta el beneficio ambiental y social de la propuesta, las administraciones tienen la obligación de favorecer estas iniciativas.

      Para poner ejemplos la inversión mínima puede ser de una persona con un patio y una carreta que recoja los desperdicios orgánicos y los convierta en abonos sanos, proveyendo a su vez, a los usuarios, de recipientes y condiciones apropiadas. Y una inversión mayor puede hasta generar gas metano y fabricar, ladrillos, tejas y demás. Para resumir, la idea es que se puede empezar con cualquier presupuesto. La clave está en cerrar ciclos, no simplemente recolectar y almacenar sino darle salida comercial a los productos transformados. He aquí un ejemplo:

      http://www.portafolio.co/negocios/emprendimiento/casas-plastico-conceptos-plasticos-the-venture-155110

      Muchas gracias por preguntar y con todo gusto de seguir respondiendo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s