Cómo encontrar y conquistar a la pareja soñada.

By Josephine Wall

En esta ilusión de tener cuerpos separados,  navegamos la vida buscando dónde atarnos.  Hay un eslabón en el pecho que busca la cadena y en las manos se calienta el deseo de apretarse a los volúmenes que reproducen la vida.  Y qué hay de extraño en ello? donde nace la angustia de estar solos y en qué momento nos soltamos del origen?.   Como gotas de rocío, nos desprendimos de la unidad al momento en que esa ola cargada de semillas se hizo palmera en las playas del entendimiento.  Al nacer, vemos con asombro la luz infinita y decidimos extendernos hacia la cabeza, hacia los pensamientos, hacia la comprensión y la memoria de nuestro ser eterno.  Pero a diferencia de las plantas, olvidamos echar raíces y nutrirnos de lo que está en la tierra.  Con orgullo nos llamamos homo erectus y decidimos alcanzar las estrellas sin el combustible que está en el suelo y por eso cuando miramos a los demás, los miramos desde arriba, desde los pensamientos y no desde la raíz que hay en los sentimientos.  Por eso el amor se ha vuelto tan complicado en estos tiempos, porque tratamos de entender la pureza de sentir desde el pensar y eso es como poner la nariz en un telescopio para saber a que huelen las estrellas o contar los granos de un cultivo para anticipar el sabor de la arepa; es posible pero inoficioso.

By Josephine Wall

Como nos miramos con los ojos abiertos y vemos que unos y otros vamos en diferentes direcciones, nos sentimos separados e independientes sin percatarnos de que pisar un solo suelo nos convierte en un mismo ser así como una isla también hace parte de la tierra.  Pero, como flamas expulsadas de la hoguera, mantenemos en lo profundo de nuestra esencia ese recuerdo de la unidad, esa necesidad de convertirnos en parte de algo más, ese deseo por estar entrelazados y más completos, ese impulso tenaz de tomar a otro por las manos y seguir caminando juntos.   Y es así como ese secreto interno que pretendemos pasar de lado con la erección de nuestros pensamientos, por incomprendido, ha removido las culturas, levantado y derrocado imperios, destruyendo y construyendo ciudades, ocultando verdades y escribiendo mentiras,  liberando y esclavizando; los actos más heroicos y las peores atrocidades en nombre del amor.

By Josephine Wall

Y si somos parte de un todo como células a un cuerpo, cada mujer, sería como un cabello de la Gran Madre Tierra y cada hombre un músculo del Gran Padre Celeste.  Así como es necesaria la caricia antes del beso, en el camino nos encontramos muchos hombres y mujeres que como nervios de ese cuerpo envían a la gran conciencia la señal de nuestros procederes y según nos comportemos con cada uno de ellos, así mismo recibiremos la respuesta del universo.  Según como tratemos a cada vendedora, cada secretaria, cada anciana, cada niña, así mismo la gran madre responderá con caricias, con uñas para rascarse o con remedios para limpiarse.  Mas esto no indica que todos los seres pueden estimularse por igual porque en la mujer solo hay un camino para ser fecundada y el hombre solo tiene un instrumento para fecundar, de manera que muchos pueden ser los nervios pero solo uno es el camino de retorno a la integración con el todo, por eso, cuando alguien comparte su energía íntima con varios en un mismo tiempo, se perderá más en el destino como quien recorre un laberinto entrando y saliendo por muchas puertas sin ningún orden.  Habrá caminos inconclusos, giros y retornos en esté laberinto del amor pero la única forma de comprenderlo es recorriendo un camino a la vez y dejándolo en buena armonía y comprensión cuando sintamos no caminarlo más.

By Josephine Wall

Así pues, en la medida en que la Gran Madre, reciba de nuestras manos el mejor movimiento y en que el Padre disfrute en abundancia la luz de las sonrisas, así mismo, Padre y Madre, se irán seduciendo hasta tocarse y poner frente a cada quien, aquel ser con el cuál integrarnos a la cadena de la existencia.  No es entonces cuestión de perfumes o maquillajes porque especialmente los espejos ven lo que está escondido, se trata de que la belleza interior se manifieste en nuestro rostro y así,  todos los seres que encontremos en el camino, van a llevar testimonio de nuestro ser y en el momento de menos esperarlo nos veremos frente a ese canal, puerta u obelisco que nos trae la profundidad de nuevas experiencias.

Aún así no está completa la tarea, porque al iniciar el beso no es bueno abandonar la caricia y tras conocer a la persona soñada, aún con más fuerza debe uno cultivarse para mejorar, de manera que la puerta hacia la dicha se abra con más  amplitud, pues ya está visto que el sexo no es el encuentro de los órganos genitales sino el punto de contacto entre dos universos y quienes lo practican esperando el placer de las pieles, se sentirán vacíos y afanados como quien come sin masticar o respira sin oler.  Al elevar la calidad de todos nuestros actos, al ver en cada cosa a nuestro ser amado, estaremos regresando al estado de unidad, la gota de la ola regresa al océano y se sumerge de la mano con aquella que estaba destinada a caer en el mismo lugar.

Por Iván de la Montaña

Al practicar este arte de enamorar la vida, se descubre entonces que el amor es un sentimiento nutrido por la solidez y belleza de nuestras conexiones con los demás seres, por lo cual, los romances que no dan espacio para que cada miembro de la pareja se relacione armoniosamente con los demás, son romances destinados a consumirse y a agotar el fuego del amor.  Así como sucede en nuestra cadena de ADN, para estar en unión, es necesario aprender a “Girar en torno al otro, sin enredarse ni dejar de crecer”.  Es un reto que nos invita a desarrollar nuestra propia esencia a la vez que se comparte la energía con los demás, es entrar en ese ciclo de absorber nutrientes de las raíces, para convertirlos en fruto, es saber que nos alimentamos del suelo y por lejos que llegue la mirada estamos sujetos al ahora.  La plenitud del amor, no está solo en la facilidad para comunicarnos con la pareja sino en la armonía de nuestra relación con el universo.  Por todo ello no es extraño que en este momento, cuando la moda y el lujo gobiernan a los pueblos, exista a la vez tanta dificultad para encontrar parejas estables y estables no porque vivan juntas sino porque sean un reflejo de ese movimiento natural que consiste en sembrar la tierra durante el día y mirar las estrellas durante la noche.   Por complicado que parezca este acertijo, es la hora de reconocer que ese sentimiento ahogado en tantos corazones es el llamado interior a volver a la tierra, a volver a la naturaleza, al romance de las artes y enamoramiento de las culturas, es darnos cuenta de que nuestros hijos no pueden alimentarse de silicona y de reconocer en las arrugas las huellas de la sabiduría.

Así pues, encontrar y conquistar a la pareja soñada, satisfacer ese deseo que se inflama al interior de nuestro cuerpo no tiene otra estrategia que volver al origen, echar raíces en el planeta y decidir cuidarlo como nuestra casa, culviar nuestra salud, propiciar el entendimiento y sobre todo, tratar a todos como a partes de nuestro ser amado.  Cualquier daño que causemos a los demás es un fracaso en este sueño de amar y ser amado.

De todo esto habla TABANOC, el retorno al sagrado lugar de origen, el código del amor.

Por Iván de la Montaña

Anuncios

4 comentarios en “Cómo encontrar y conquistar a la pareja soñada.

  1. Ivancito esto es lo mas lindo y lucido que he leído acerca del amor y lo que nos falta entender para llegar a descubrirlo de nuevo!! es sencillamente mágico!! Y de quien mejor que de ti, que ya haz podido hallar ese amor puro que todos buscamos y que puedes decir con verdad la experiencia de haber cultivado el amor en pareja desde la raíz misma de tu esencia pura!! Bendiciones!!
    Paty

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s