Canto de Vida

img_1879Es difícil plasmar en hojas el entramado de una vida, sería necesario mucho papel para pintar las sonrisas y un sobre muy grande para empacar los abrazos.   Además, el sudor de los esfuerzos y el plasma de las heridas no serían tinta apropiada para escribir una carta donde se vean solo los nudos y no los tejidos.  Así pues, encuentro la metáfora: un conjunto de palabras donde se recogen diferentes perspectivas de un mismo evento, un juego de sonidos que comprende las sensaciones y los pensamientos de un mismo momento; para presentar el recorrido de mis pasos, no enumerando las titulaciones, sino cantando las situaciones, resonando en cada detalle con la esencia vibratoria del universo.

Espero entonces que este canto de vida, mucho más que dar fe sobre el origen de mis acciones, sea en sí una propuesta de sanación y un acercamiento al valor curativo de los cantos, de los cuales ofrezco una corta introducción y un eterno agradecimiento a lo seres de la naturaleza que me los han enseñado.

Pagamento a la Madre Tierra

A:  pronunciada en el pecho como una exhalación dichosa, es vibración de tierra.  Es apertura y disposición, es el espacio, a la vez sólido y vacío, donde otras cosas pueden desarrollarse.

U:  sonada como un viento en las montañas, es vibración de agua, de la esencia fecunda y femenina que da volumen a lo viviente.  Es sonido de limpieza y abundancia.

Así, AU vibra con las nubes y UA vibra con las lluvias, es decir, AU:  agua moviéndose por encima de la tierra y UA: Agua moviéndose hacia la tierra.  A es vibración sólida, es tierra, y siempre está ahí mientras el agua puede estar tanto en el barro como en las tormentas.

I: es vibración de aire

E: es vibración de fuego

O: es vacío, es eje y ausencia, es el espació donde se mueven todas las demás energías.

Y si las vocales vibran con los elementos, las consonantes proponen la manera como están relacionados.  Por ejemplo T es vibración que teje, que ata, que entrelaza.  M también abraza y crea uniones pero no en eslabones de una cadena como lo hace T,  sino como mayas o redes que cobijan, nutren y a la vez conectan, por eso está en mamá, está en amor y está amistad.

Ya con ese acercamiento, comparto entonces cómo se  canta en este canto de vida que recoge mis visiones:

maestro-04Heio Heio,  es un fuego que se eleva para llenar los vacíos, es fuego de idea y fuego de risa,  es fuego de sol que calienta e ilumina pero no destruye.  Y es un fuego abierto libre, no como el fuego de los hornos sino como el fuego de los veranos.  Heio Heio, es el sonido que se canta cuando encontramos nuestro papel en la existencia, cuando encontramos ese lugar, ese espacio elevado io, donde habrá de ubicarse nuestra esencia he.

Awa Awa A es la vibración de un gran recorrido, w es una espiral que transita la vida y el que W vaya desde A hasta A, indica entonces un gran recorrido que regresó al punto de partida.  Awa Awa A es el canto de la experiencia y se canta cuando hemos experimentado muchas cosas, cuando el caer y levantarse se convierte en una danza, cuando el fracasar se convierte en el complemento más hermoso del éxito y en el profundo acercamiento a la tierra tan necesario para volver a saltar.

I-A-he iahe iahe iahe:  Es bajar a la tierra para iniciar un fuego, es pasar del aprendizaje a la acción, es aterrizar las ideas y los conocimientos para convertirlos en movimientos, es la canción de la siembra.  I es aire, elemento sutil que está entre lo ideal y lo material.  En I están los colores y las luces, las canciones y los suspiros, los aromas y los llantos.  Por eso IA es el aterrizar de las ideas para que He, sonido de la esencia individual, quede sembrado, se asiente en la superficie de la tierra.   Así pues, cuando la naturaleza nos enseña a encontrar el camino y cuando ese camino es lo suficientemente amplio como para ser compartido con otros, nos brinda ese canto para replicar la sanación que ella ha propiciado en uno mismo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATabanoc:  Es el “Retorno al sagrado lugar de Origen”,  es la vibración que va desde Ta: los padres, pasa por Ba: los abuelos, pasa por N: todos los humanos, para llegar finalmente al Oc:  al origen que no es un vació sin forma, es un vació como de casa, como de matriz, como de olla puesta al fuego, un vacío que debe ser llenado con el movimiento de nuestro regreso.    Tabanoc es la vibración que se aprende desde los maestros espirituales,  y con el cual se reconoce que nuestra visión, finalmente se ha posado en el origen. Y es desde allí, desde el origen, desde la unidad, desde el sentir y entender que todos somos un solo ser, desde donde se puede cantar Tabanoc como un llamado hacia el principio de lo que somos, un llamado hacia la hoguera al rededor de la cual se reunen los hogares, un llamado hacia la siembra y el arte, un llamado a la confianza y el respeto por los demás.  Tabanoc es la vibración desde la cual se descubre la conexión íntima entre todas las cosas, la consecuencia y efecto de cada movimiento, el vacío central donde desembocan todos los torbellinos y donde resuenan todos los atrapasueños. Tal como lo enseña el Taita Camëntsá: “Tabanok es el hoy, es el mañana.  Tabanok es el origen, Tabanok es el amor”.

Aunque hay infinitas vibraciones y ritmos decorando los caminos, se presenta entonces, en este canto: lo más sonoro de un recorrido que en este momento de la vida, me invita a compartir energía y entendimiento con quienes están buscando sanación y ese deseado retorno hacia el origen.

Heio heio
Awa Awa A
I A He iahe iahe iahe
Tabanoc
Soy un Indígena de la Tierra, Nativoamericano,
cultivo en mi la cultura de ser consciente,
la tradición de mi pueblo es ser libres,
mi oficio es entender, practicar y enseñar las lecciones de mis maestros,
soy guardián y aprendiz de los saberes ancestrales que me han llegado
desde los meditativos árboles, desde las curativas plantas,
desde las danzarinas nubes, desde los juguetones animales.
La flor de nuestro pueblo es la flor de la vida
nuestra semilla es Tabanoc, la semilla del amor,
nuestro hogar es el abrazo,
y nuestro alimento es compartir.
Soy Ibanoc de la Montaña
hijo del escritor Adalberto Agudelo
y de la maestra Nydia Cardona,
soy palabras y manos,
palabras para sonar
y manos para materializar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s