Un día para llorar

drops-478023_640A veces, cuando el viento pasa sin dejar ninguna huella, se va secando el tiempo y se evaporan las palabras.

Como hada sumergida en un cuento, navego por la atmósfera mientras el tejido de los días se deshace para seguir fluyendo.

Pero tanto ahondan las pisadas que la huella del camino se convierte en lecho y cuando llueve, el cauce del río nos arrastra hacia el océano.

Entonces se que el espíritu debe llorar tanto como debe llover en las montañas. ¿Quién está llorando ahora?  ¿Que vidas se derriten en sus aguas? ¿Cuántas gotas se salen del río?

Llora yora y orandero, que la vida tiene días para llorar y días para estar contentos.

¿Quisieras conectarte con ArteSaVia?

Recibirás una notificación por correo electrónico cada vez que ArteSavia ofrezca una publicación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s